Las segundas partes

blogerredas 26 octubre 2012 1


Muchas veces después de una ruptura nos queda la sensación de no querer buscar a nadie más, de sentir que el otro era la pareja perfecta para nosotros y empieza nuestra mente a preguntarse ¿será conveniente volver a intentarlo con la misma persona?

Cuando esa opción existe hay que preguntarse si realmente vale la pena o el final llegó porque era lo mejor para ambos. La respuesta a esta pregunta no es universal a todo el mundo y no puede darse como una receta mágica, tenéis que preguntaros a vosotros mismos qué fue lo que hizo que se tomara la decisión de no continuar más. Si la respuesta es algún conflicto que aún sigue causando dolor o algo que va en contra de una necesidad personal o una característica que alguno de los dos tiene y que es imposible cambiar, lo más acertado es dejar todo hasta allí y comenzar de nuevo con otro rumbo.

Si por el contrario terminar fue una decisión tomada por la monotonía a la que habían llegado o porque el tiempo no estaba permitiendo que avanzaran en la relación, podrían darse una segunda oportunidad si ambos están de acuerdo en trabajar por fortalecer su relación.

No importa cuál sea la decisión tomada, lo importante es que entendáis que cuando una relación se acaba es por una causa y que si la situación no cambia y no hay suficiente motivación de los dos por crecer como pareja, será muy difícil que no vuelvan a llegar al mismo desenlace.

Una relación depende de dos personas y no basta con que una quiera retomar las cosas y luchar por la pareja, deben ser los dos quienes pongan su esfuerzo y que haya aún mucho amor.

Propriedades medicinais da canela http://drogaria.pt rir é o melhor discurso de medicina